8880 SW 8 St #442756. Miami, Fl. 33144
Los accidentes no son evitables pero las deudas médicas sí

Los accidentes no son evitables pero las deudas médicas sí

Los accidentes no son evitables pero las deudas médicas sí.

Los accidentes no son evitables pero las deudas médicas sí pueden sortearse teniendo previsión, siendo precavido y protegiéndose a tiempo. No es lo mismo que le suceda un acontecimiento fatal y usted esté amparado por algún seguro de vida oportunamente. Luego del instante irrevocable no afrontará las consecuencias de igual manera si ya había contratado alguna póliza que lo cubre.

Por eso hemos decidido exponerle algunas ideas aquí referentes a tan importante asunto y de impostergable tratamiento por su trascendencia. Hablamos de un tema que define, hasta cierto punto, cómo podrá actuar en el futuro en caso de un evento imprevisto. Y como los accidentes tienen escenario en cualquier sitio, creemos que debe saber algún modo de atenuar sus nocivos efectos. 

En realidad es un deber para nosotros alertarle porque no en vano somos Marival Insurance, una agencia especializada en esto. Sí, en estos tópicos relacionados con seguros de salud y vida, muy útiles y certeros para personas perspicaces como usted. Además de este sitio web que ahora mismo está consultando, también contamos con otras vías de comunicación muy eficaces. 

Disponemos de oficinas con condiciones adecuadas para atenderlo personalmente y con un staff de profesionales previa y debidamente instruidos. Para conocer la localización de las mismas, acordar un encuentro o sencillamente indagar, puede contactarnos por el  teléfono 786-607-3194. 

Los accidentes no son evitables pero las deudas médicas sí. Contrate la cobertura de vida que paga en vida. 

¿Por qué ponemos a su consideración esta grandiosa variante para ayudarle? Muy sencillo. Esta póliza le admite quedar protegido para momentos no deseados e insospechados que le esperan. Por ejemplo, los temibles e impredecibles accidentes que le pueden dejar múltiples lesiones, y sin dudas, perturbar considerablemente su economía. 

Por supuesto que evitará a toda costa sufrir un percance de esa magnitud, pero vale mejor precaver antes que lamentar. Solo imagine que de pronto un vehículo choca con el suyo, algo tan usual y probable en las carreteras estadounidenses. Con mucha suerte no resulta gravemente herido y con la asistencia médica elemental pasa el desagradable momento. Visto así, será solo un susto.

Pero, ¿y si la historia se complejiza un poco más, como suele suceder? Suponga que sí queda lesionado, al punto de no poder valerse por sí mismo, de no poder caminar siquiera. ¿Cómo enfrentar ese estado de invalidez, temporal o no, sin ser una carga económica para sus seres queridos?  

¡Ah! Pues, con un seguro de vida que paga en vida, entonces encontraría el sosiego y el sustento financiero que necesitaría. Con él recibiría un por ciento del dinero que usted abonaría previamente, y pagaría los tratamientos para su recuperación íntegramente. No estaría a merced de las finanzas de sus familiares y evitaría las penosas deudas médicas. 

Los accidentes no son evitables pero las deudas médicas sí y también la afectación a sus familiares.  

A diferencia del resto de los seguros, el de vida que paga en vida, lo beneficiará en los casos descritos. Esto significa simplemente que no tiene que morir para que se perciba la efectividad de la póliza. La compañía aseguradora con la cual realizó el contrato le cederá una parte del monto si usted sufre esos percances.   

Claro, ese por ciento de dinero dependerá del aporte que haya acumulado desde el momento del contrato hasta ese día. Por eso, mientras más rápido inicie el depósito de capital, más velozmente crecerá y mayor será la cifra a recibir. Esta posibilidad le servirá de auxilio en una situación tan embarazosa para usted y para los seres que le acompañan.

La asistencia médica que requerirá luego del accidente y para la recuperación no desencadenará endeudamientos que laceran la tranquilidad familiar. Además, le ratificamos lo que sucedería si usted no lograra rebasar un accidente como el que le ejemplificamos. Si falleciera en el siniestro, entonces los beneficiados con la póliza serían sus seres queridos, a quienes no quiere lastimar. 

Su partida sería muy dolorosa para ellos, mucho más si los dejara sin ningún tipo de protección económica. Por tanto, el hecho de que les deje un respaldo financiero para ese difícil momento constituye una muestra de consideración. Sin dudas, su familia sentiría la compensación por tanta entrega de su parte al trabajo y al sacrificio constante. 

Los accidentes no son evitables pero las deudas médicas sí. Opte por algún seguro de salud que lo proteja. 

Además de valorar la contratación del seguro de vida que paga en vida también piense en algún seguro de salud. Existen los privados, con excelentes opciones y abiertos en cualquier momento del año para que usted efectúe la debida negociación. Varias compañías aseguradoras los ofertan, de las que nuestra agencia Marival Insurance puede ponerle al tanto y recomendarle con certeza.   

Por supuesto, esa excelencia en los servicios y en su calidad es directamente proporcional al costo de estos seguros privados. Las cuotas a pagar mensualmente son muy elevadas, por lo que si usted no goza de buena economía, serán incosteables. En caso de que sí tenga capital suficiente, constituirá una elección insuperable.

Por otra parte, cuenta con el programa federal Obamacare, magnífica e integral sugerencia del amplio mercado de seguros estadounidense. Las mensualidades a abonar son ínfimas y no dañan significativamente su capital ni el de los suyos. Según las posibilidades de pago del beneficiado, el programa cuenta con cuatro opciones de cobertura médica: Bronce, Plata, Oro, Platino. 

Además, el Plan de Obama incluye diez servicios básicos, entre ellos, la asistencia médica de emergencia, esencial para los accidentados. También comprende los ingresos hospitalarios así como las necesarias terapias de rehabilitación, y ambos incidirían en su recuperación satisfactoria. Actualmente está vigente el período especial de inscripción para este programa, y se extiende hasta el venidero 15 de agosto.  

Para definir cuál es la opción más acorde a sus necesidades puede solicitar nuestra asesoría por las vías que conoce. Recuerde que somos Marival Insurance, agencia especializada y confiable a su disposición. Llámenos al 786-607-3194 porque los accidentes no son evitables pero las deudas médicas sí.

Summary
Los accidentes no son evitables pero las deudas médicas sí
Article Name
Los accidentes no son evitables pero las deudas médicas sí
Description
Los accidentes no son evitables pero las deudas médicas sí pueden sortearse teniendo previsión, siendo precavido y protegiéndose a tiempo.
Author
Publisher Name
Marival Insurance
Publisher Logo

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now Button